yo leo comics

Cuando pienso en los cómis que quiero editar me gusta imaginar las caras de la gente que los van a leer. Personas que son muy diferentes, que tiene muchas otras aficiones además de leer, que puede que no se consideren lectoras de cómics, que estén empezando o que lleven aquí toda su vida. Igual que las historias que cuentan los libros son diversas las personas que los van a leer también lo son. Por eso decidí empezar esta campaña y decir #YoLeoComics, estoy aquí y busco historias que me llenen. Porque una parte importante de leer es poder hablar de ello después. Y no hace falta que nadie te de permiso para poder opinar sobre lo que has leido.

Cómo empecé a leer cómics

Si me paro a pensar en mis lecturas infantiles ilustradas, recuerdo leer algunas revistas; 13, Rue del Percebe; Mortadelo y Filemón, cómics del Pato Donald… Pero no tenía consciencia de estar leyendo cómics, para mi cualquier impreso era material de lectura. También es verdad que hasta los 16 fui una lectora sin criterio. Leía todos los libros que encontraba en mi casa o en la biblioteca. Y en ninguno de estos dos sitios había muchos tebeos.

Durante mi  primer año de la carrera de Biología, mi novio me prestó un tomo de manga, El arma definitiva, y así empezó todo. Después llegó Chobbits, luego V de Vendetta, y más tarde Watchmen… y me di cuenta de que tenía más amigos que también leían cómics, pero nunca habíamos hablado de ello.

Con estos redescubiertos amigos desarrollé la costumbre de ir a pasear al centro de Madrid y revisar las nuevas portadas. Cuando empecé a comprar cómics me encantaba comprarlos en grapa. Eran baratas y podía llevarme algo nuevo cada semana. Después de una mala experiencia empecé a preferir los tomos. Recuerdo que tras faltar una temporada (no sé si por exámenes o por falta de dinero) ya no pude conseguir la grapa de Sandman que tocaba, porque entonces la serie había pasado a editarse en tomos de tapa blanda. Y un tiempo después descubrí que la serie salía en tomos de tapa dura que al final se convirtieron en unos libros enormes forrados en piel. Mi colección de Sandman se convirtió en un engendro y espero poder cambiarla algún día.

Poco a poco fui descubriendo los misterios de las las tiendas de cómics. Había algunos libreros a los que les molestaba vernos deambular con nuestras mochilas de estudiantes por la tienda. Tenías que tener cuidado con las conversaciones ajenas si no querías sufrir algún spoiler. Y también había libreros que estaban encantados de comentar contigo las últimas novedades aunque al final no pudieras llevarte nada. Mi relación con los libreros ha cambiado mucho en los últimos años. Entre ellos he encontrado amigos y personas de confianza.

Cómo empecé a editar cómics

Y mientras leía Akira o From Hell (entre una montaña de novelas y textos académicos) tuve que aceptar que mi vocación eran los libros. Fantaseaba con ser librera, o trabajar en una biblioteca o ser periodista cultural. Al final caí en la edición de cómics, donde puede que todo lo anterior se reúna de alguna manera. Ahora tengo la posibilidad de ver nuevos cómics antes que nadie, emocionarme con su desarrollo, intentar ayudar a los artistas a sacar todo el potencial de sus obras, e intentar transmitir mi pasión por estos libros a nuevos lectores.

Y para celebrar que somos muchos los que leemos cómics y que cada día somos más Nora García ha hecho unas preciosas ilustraciones que podéis descargar para usar como fondo de pantalla. Estas ilustraciones estarán expuestas en Identidad Secreta (Gijón) hasta el 2 de julio y además podréis conseguir un marcapáginas cada vez que les hagáis una compra o pidáis algo en nuestra tienda online. (Estamos esperando a que lleguen los marcapáginas, esperamos que no se retrasen mucho).

Pero no quiero que esto se quede aquí, quiero conocer a más gente que lee cómics. Quiero saber quién os prestó vuestro primer tomo, con quién vais a la librería, qué es lo que os gusta leer. Quiero que digáis #YoLeoComics

 

DESCARGA LOS FONDOS DE PANTALLA

 

muestra yo leo comics